Follow by Email

miércoles, 14 de diciembre de 2016

FINALIZADA LA CAMPAÑA PARA LA PROTECTORA PÉRRIKUS

Cada vez que termina una campaña, sentimos una grandísima satisfacción por el trabajo bien hecho, sobre todo porque se trata de un trabajo en equipo.
Cuando nos propusimos iniciar una nueva colaboración sumergiéndonos en un mundo hasta ahora totalmente desconocido para nosotras, como es el de una protectora de animales, en ningún momento imaginamos que fuese algo tan difícil. Porque para ser sincera, es la campaña que más nos ha costado.
Lo que pedíamos era toallas y mantas viejas o, incluso, edredones. Cualquier trapo o tela que sirviese para dar calor a los animales, porque con la llegada del frío y a la intemperie, comienzan también los resfriados para ellos y entre estos perros, hay cachorritos y ancianos con muy pocas defensas para hacer frente a bajas temperaturas.
En cuanto a la respuesta que recibimos, tengo que destacar a dos madres abnegadas que, viéndome apurada por la ausencia de donaciones, se privaron ellas mismas de sus propias toallas para darme unas cuantas. Tanto mi amiga Tere como la otra madre, a la que llamaré de forma simbólica M (por expreso deseo de ella respecto a preservar, por completo, su anonimato) siempre están pendientes de lo que necesito, ya sea para personas, perros, gatos o lo que haga falta. A ambas, muchísimas gracias de corazón.
Pero no podría acabar este artículo sin comentar que quienes han sacado esta campaña adelante han sido los SCOUTS de FUENCARRAL.
Desde el primer momento en que conecté con ellos, todo fueron facilidades y no solo me consiguieron un montón de donaciones para la protectora sino que además, lo más increíble, es que lo lograron en un tiempo record.
La verdad es que yo no les conocía y sin embargo la vida, como tantas otras veces, me ha abierto los ojos mostrándome a un grupo de personas voluntariosas, entusiastas, defensoras a ultranza de la naturaleza, los animales y, por encima de todo ello, protectores de los más débiles, tanto de la especie humana como animal. 
Son personas cuyas inquietudes les transforman en luchadores natos. Ellos observan las dificultades aparentes y buscan el mejor camino para vencerlas.
Si alguien me preguntase cómo se trabaja en equipo, sin duda hablaría de los SCOUTS. 
Empatía, solidaridad y generosidad son sus valores. 
Gracias a este grupo de voluntarios, la protectora Pérrikus ha conseguido la ayuda que tanto necesitaba y de un modo apremiante. Y por supuesto, no puedo acabar sin destacar la inconmensurable labor de personas que, por un puro acto de amor, renuncian a su vida personal para volcar todas sus horas libre, segundo a segundo, en estos animales abandonados, solos, maltratados, enfermos y expuestos al peligro de muerte.
Por ellos son capaces de desplazarse e, incluso, realizar largos trayectos de viaje, correr con los gastos del veterinario, incluidas costosas operaciones y tratamientos médicos y acoger, en su propia casa, a aquellos para los que ni siquiera queda ya espacio donde cobijarse.
Y todo ello lo hacen sin esperar nada a cambio. Tal vez, tan solo una simple mirada de amor de sus protegidos.
Como las imágenes valen mucho más que las palabras, os dejo las que me mandaron para dar fe de todo cuanto os he contado.


lunes, 21 de noviembre de 2016

VISITA A LA RESIDENCIA QUE PROPUSIMOS CON EL COLEGIO

Esta entrada es muy breve, tan solo quiero comentaros que hemos obtenido el visto bueno del Equipo Directivo de nuestro Colegio, Sagrado Corazón de Fuencarral, para desarrollar nuestra propuesta: la visita a una residencia en fecha próxima a la Navidad por parte de los grupos de Anamo. Seguramente los niños prepararán una felicitación navideña y tal vez alguna manualidad fácil y sencilla y, además, trataremos de llevar un coro con guitarra para cantar unos villancicos. Las actividades están aún por confirmar pero en cualquier caso, esperamos que sea una velada tan emotiva y entrañable para los abuelitos como para nosotros.
Gracias por vuestro apoyo y recordaros que a esta salida, que será el sábado 17 de diciembre en horario de mañana, podéis apuntar a vuestros hijos si os interesa que vivan esta experiencia, aunque no pertenezcan al grupo Anamo. Tan solo tenéis que hablar conmigo o con mi compañera.  


jueves, 10 de noviembre de 2016

REGÁLAME UN MINUTO DE TU TIEMPO, REGÁLAME UNA IDEA

Hace un par de días, mis niñas me comentaron que en el grupo de Anamo del colegio tenían que hacer un trabajo sobre lo que significa "ayudar".
Esto me ha llevado, como siempre, a hacer mis propias reflexiones y lo que os vengo a decir, aunque corro el riesgo de ser demasiado pesada, es que ayudar es sinónimo de felicidad.
No os podéis imaginar lo que uno siente cuando recibe la sonrisa de aquel que recibe gracias al calor y al apoyo humano. Es como una caricia al corazón con una carga emocional tan intensa, que ni la olvidas ni la puedes dejar escapar porque, de repente, descubres que eres tú el que necesita algo, en concreto, poder experimentarla de nuevo.
Para ayudar no se necesita gran cosa, solo tener la mirada puesta en los demás y percibir sus necesidades como si fuese nuestro hermano. Eso sí, para ello tendrás que transformarte y estar dispuesto a convertirte en alguien pobre, en alguien enfermo, en alguien solitario. en alguien abandonado, en alguien incomprendido.
Esto es AYUDAR. Es un ejercicio de simbiosis, aunque algo profundo.
Necesito gente que quiera hacer esto mismo. Necesito personas emprendedoras, creativas, con ideas para mejorar, para hacer efectivas las campañas y, en definitiva, para ayudar.
Por ello os ruego que os leáis este mensaje con atención, porque es un llamamiento sincero.

POR FAVOR, REGÁLAME UN MINUTO DE TU TIEMPO, REGÁLAME UNA IDEA



martes, 8 de noviembre de 2016

ERRORES Y NUEVA FORMA DE PROCEDER PARA LAS DONACIONES EN CUANTO A CONTENIDO Y FORMA

Aunque llevaba más tiempo gestándose en mi mente, el Proyecto MADRES DE FUENCARRAL  Cadena de Favores nació, de cara al público, el 26 de enero del presente año.  Llevo casi un año tratando de sacarlo adelante, con ayuda de mi compañera y amiga, con mucho esfuerzo, mucho sacrificio y mucho trabajo.
Pero necesito hacer cambios urgentes e importantes en el Proyecto porque a la vista de su recorrido y volviendo la vista atrás, tras contemplar cada uno de sus pasos, he apreciado algunos errores que cometí.
El principal error fue no haber previsto la cantidad de donaciones que iba a recibir, en un número totalmente desproporcionado a las peticiones. Esto me obligó a acumular en mi propia casa cantidades, cada vez más numerosas, de ropa hasta que hubiese una petición concreta para darles salida. 
No os podéis imaginar el trasiego de bolsas desde la cafetería de Carlos, La Terracita, hasta casa para, a continuación, clasificar las prendas por géneros y edades, empaquetarlas y esperar a que alguien las necesitase. Sin embargo, solo hubo peticiones muy puntuales.
Igualmente me ocurrió con la recogida de libros de texto. Tuve muchísimas donaciones y después, todos los libros que nadie me pidió, tuve que llevarlos yo personalmente a la Fundación Melior.
Y en cuanto a las bolsas de uniformes, solo tenéis que asomaros al APA donde, con gran generosidad, me permitieron llevar las bolsas para daros cuenta de lo que yo almacenaba en mi casa por si acaso alguien lo necesitaba.
No puedo seguir haciendo esto. No puedo porque no me resulta factible usar mi hogar como almacén.
Por todo ello, me veo obligada a imponer una nueva forma de proceder con respecto al Proyecto. A partir de ahora, y salvo peticiones puntuales y concretas, no voy a recoger ropa de niño, porque la mayor parte del tiempo no me la piden. Si tuviese que pedirla, os la pediré como algo concreto, especificando género y edad.
Lo que sí tendré abierta de forma constante será la recogida de ropa de bebé porque esta es la que de verdad me hace falta para las Fundaciones de ayuda a futuras madres sin recursos con las que colaboro. Esta sí la recogeré de forma continua y sin necesidad de petición concreta, pero la recogeré personalmente, ya no en "La Terracita". Así que os ruego que si tenéis la posibilidad de donar algo de este tipo, relacionado con el mundo del bebé, ropa y enseres desde recién nacido hasta los 12 meses, os pongáis en contacto conmigo o con mi compañera de proyecto. Creo que nos conocéis a ambas y en el blog figuran nuestros teléfonos.
También recordaros que estoy realizando una campaña de ayuda para una Protectora de animales por si se puede ayudar con mantas y toallas viejas.
Por lo demás, daros como siempre las gracias porque sin vosotras, el Proyecto no podría existir. Para cualquier duda o aclaración podéis llamarme al móvil o abordarme en el propio colegio. Muchas gracias a todas.


jueves, 29 de septiembre de 2016

ACLARACIONES NECESARIAS

Llevo días pensando en aclararos unas cuantas cosas que, a mi entender, han quedado pendientes.
La primera y antes de que se me olvide, es comentaros que hemos estado haciendo entrega de vuestros libros de texto a diversas madres del colegio que los necesitaban para sus hijos y el resto de libros, los he llevado yo misma a la Fundación Melior. Dicha fundación lleva un programa de recogida y entrega de libros de este tipo a familias con pocos recursos económicos y les conozco personalmente por haber acudido en ocasiones, también a ellos, en busca de ayuda.
La petición de uniformes tuvo tan buena acogida que me he encontrado con un excedente significativo y dado que no dispongo de sitio en mi casa para más, quería avisaros de que lo ponemos a disposición del APA, así que a partir de la próxima semana si en algún momento os hace falta alguna prenda, podéis pedirlo allí.
Asimismo, aunque hemos comenzado una campaña de colaboración con una protectora de animales, seguimos necesitando y recogiendo ropa, sobre todo de bebé, ya que nuestras donaciones a fundaciones que se preocupan por las necesidades de futuras madres con problemas es continua y así seguirá siendo, siempre gracias a vosotras, en la medida de nuestras posibilidades.
Como vamos a ir entregando a fundaciones distintas, a medida que lo hagamos iré informando sobre cada una de ellas, al igual que lo hice con la Fundación Red Madre de Madrid.
Y para acabar con mis reflexiones, os ruego que os animéis a participar en la entrega de toallas, mantas o colchas viejas, material de limpieza, transportines, collares o correas en desuso porque son cosas que, tal vez, os planteáis tirar a la basura pero que a esta protectora le hace muchísima falta.
Aún no tenemos nada.
¿Qué podemos ganar con esto? que nuestros niños crezcan amando y defendiendo la vida, incluida la de los animales y, en definitiva, que se conviertan en adultos incapaces de abandonar a su mascota. Esto es lo relevante, el objetivo que persigue este taller.
Así pues y como ya expliqué en el comunicado anterior, los niños que quieran podrán, al acabar la campaña, entregar las donaciones a la protectora y a cambio, recibirán una charla muy amena por su parte sobre cómo funciona una protectora, los animales que recogen, la responsabilidad de tener una mascota etc
Por hoy, nada más, tan solo agradeceros de corazón vuestra paciencia y generosidad porque sin vosotras, no podríamos hacer nada.
Os dejo con imágenes que, sin duda, valen más que mil palabras.














lunes, 26 de septiembre de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE:TALLER DE VOLUNTARIADO CON PROTECTORA DE ANIMALES

Ya se acabaron las vacaciones y supongo que la gran mayoría de vosotras habéis podido disfrutar de la familia y desconectar de la rutina diaria.
Os confieso que yo he tenido mucho tiempo para pensar y durante todos estos meses, mi cabeza se ha llenado de nuevos proyectos porque lo que tenemos muy claro, mi compañera y yo, es que el proyecto debe madurar. No podemos quedarnos estancadas en la resolución de las necesidades puntuales, ya que por las razones que sean aquí, en nuestro barrio, hay pocas peticiones y por el contrario, muchas ganas de ayudar.
Ya desde el curso pasado os venimos hablando de nuestra inquietud por formar talleres de voluntariado porque como madres, somos conscientes de que cada niño que se educa en la solidaridad y la empatía, será en el futuro un adulto excepcional.
¿Nunca habéis pensado que las ideas de un niño, precisamente por su sencillez, pueden ser las mejores del mundo? ¿y que la fuerza con que un niño defiende aquello en lo que cree supera la de los mayores? pues yo sí, porque los niños se mueven por el corazón y no se rinden cuando hay impedimentos. 
Los niños tienen un ímpetu muy especial, estamos convencidas de ello y por eso, hay que brindarles la posibilidad de vivir el voluntariado desde dentro, no desde fuera y aunque reconozco que en un primer momento teníamos pensado otro tipo de actividad, al final hemos decidido arrancar con algo que despierte su interés. Y salvo excepciones por culpa del miedo, ¿a qué niño no le gustan los animales?
Nuestro primer taller de voluntariado tiene como objetivo ayudar a una protectora de animales. Si conseguimos que nuestros hijos se preocupen por aquellos que han sido abandonados y maltratados, seguramente será algo que no repitan nunca.
Esta protectora nos pide cualquier cosa de nuestras mascotas que pensásemos tirar por vieja o por haber quedado ya pequeña (transportines, correas, cadenas....) pero sobre todo, mantas, toallas o colchas viejas. Es urgente, porque se acerca el invierno.
Cuando el taller finalice aquellos niños voluntarios que así lo deseen podrán entregar las donaciones a la protectora y ésta les dará una charla muy amena sobre cómo funciona, sobre sus animales y lo más importante de todo, la responsabilidad que conlleva tener una mascota. Para nosotras, es toda una lección de vida.
Os agradecemos de corazón toda la ayuda que nos podáis brindar y para cualquier duda, poneros en contacto con nosotras.


jueves, 23 de junio de 2016

HASTA EL PRÓXIMO CURSO Y AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Mañana se acaba, por fin el curso pero no podemos despedirnos de él sin antes, agradeceros todo vuestro apoyo.
Desde el primer momento os habéis volcado con el Proyecto y tanto es así, que hemos tenido más donaciones que peticiones.
Esto nos ha permitido colaborar con la Fundación Red Madre Madrid a la que, en vuestro nombre, hicimos entrega en numerosas ocasiones de ropita, cunas, cochecitos y diversos enseres de bebé.
Hemos ido resolviendo, puntualmente, las necesidades de las madres que han confiado en nosotras demostrando que la Cadena de Favores funciona, porque una madres nunca es insensible a las carencias de cualquier niño.
Vuestra generosidad ha hecho brotar muchas sonrisas y han cesado, de golpe, muchas lágrimas.
Queremos desde aquí dar las gracias, una y otra vez, a unas cuantas madres sin cuya ayuda, nuestro Proyecto carecería de difusión y, por tanto, de vida: por ello, muchísimas gracias en especial a Marga, Esther, Rosa, Mari Jose, y Tere, porque han sido nuestra incondicional ayuda, siempre dispuestas a darnos a conocer y a pasar a los foros nuestros mensajes, pese a ser yo muy pesada y, la gran mayoría de las veces, hasta repetitiva.
Os pedimos perdón por ello, pero la causa lo merece. Ya sabéis que aunque pedir cuesta, se hace con todo el cariño y la esperanza de poder resolver, de forma efectiva, cada problema.
Esperamos haber llegado al corazón de todas las madres, las que nos necesitaban y las que no, para formar una sola familia y un solo corazón.
Asimismo, lamento no haber podido poner en práctica los talleres de voluntariado pero con todo el tema de la operación de mi hija mayor, por el balonazo en el patio, el tiempo se me fue de las manos. Es un propósito que guardamos para el próximo curso, así que os animamos a que participéis con vuestros niños porque si conseguimos que un niño se ponga en la piel del prójimo, estaremos formando a una buena persona, en definitiva, a un adulto excepcional.
También queremos informaros de que, a partir de ahora, vamos a colaborar con Fundaciones y Proyectos solidarios que por ser menos conocidos, cuenten con menos ayuda. Ya tenemos un proyecto a la vista cuya información daremos en breve.
Como durante los meses de verano yo no me voy a mover de Fuencarral, cualquier donación sigue siendo muy bien recibida
Y por nuestra parte nada más por el momento, desearos un feliz verano, que los niños descansen, se relajen y se diviertan, que se lo merecen. Y vosotras también, por supuesto.
No encuentro ya las palabras adecuadas para expresar mis emociones porque es tanto lo que nos habéis aportado y enseñado, que no puedo escribirlo sin más. En ocasiones, no hay palabras que hagan justicia a los sentimientos.
Lo que siempre os digo: mil gracias de corazón.
Como despedida, tan solo recordaros la siguiente cita que reflejé a la hora de crear el Proyecto:"La generosidad no es compartir con quien lo necesita un pedazo de pan que te ha sobrado, sino compartirlo cuando estás tan hambriento como él".




miércoles, 18 de mayo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: LIBROS Y UNIFORMES DE SEGUNDA MANO (O DE TERCERA, LO QUE SEA)

No sé si os pasará a vosotras pero cuando entramos en el mes de mayo, no puedo dejar de pensar en los dos horrores que se me vienen encima: los uniformes y los libros para el siguiente curso académico.
Por lo general y salvo gloriosas excepciones, ninguno de los libros de mis hijas mayores valen para sus hermanas, ya que hemos pasado del simple proyecto  "pixepolis" al grandioso "superpixépolis" e incluso, a veces, ni siquiera se trata de este proyecto sino que cambiamos, por completo, de editorial.
Si el problema de los uniformes ya es de por sí horroroso, el de los libros es todavía peor puesto que supone, en conjunto, un desembolso de dinero que muchas familias no nos podemos permitir.
Es por ello que muchas madres iniciamos por este tiempo una alocada y agotadora carrera en busca de nuestro "tesoro" o dicho de otro modo, buscamos allí y allá y removemos cielo y tierra con tal de conseguir alguna prenda y, al menos, alguno de los libros de la larguísima lista que se nos ha entregado (no importa si es de segunda o de tercera mano) y que hemos recibido, una vez más, con los ojos desorbitados de puro espanto. Al menos, yo, os lo confieso.
Es una carrera alocada porque, la mayoría de las veces, tan solo intuimos a quién acudir para pedir la ropa o el libro que tanta falta nos hace y aunque se trata de alguien conocido, no nos vamos a engañar, cuesta pedir favores cuando no existe una confianza absoluta.
Y es agotadora porque, en ocasiones, nuestros esfuerzos fracasan  y nos sentimos al límite de nuestras fuerzas y sin los dichosos libros o uniformes.
Por supuesto si se trata de una familia numerosas, como es mi caso, la situación se complica muchísimo más.
Como muchas otras madre, yo me he pasado veranos borrando y tapando respuestas ajenas y la verdad es que siempre he agradecido de corazón esos euros que pude ahorrarme gracias a la generosidad de amigas y desconocidas que, de forma altruista, me brindaron su apoyo y su ayuda para sacar a las niñas adelante.
En nombre de todas las familias que nos enfrentamos a esta doble pesadilla, os rogamos que si tenéis prendas del uniforme y libros de texto susceptibles de ser aprovechados por otros niños, penséis en nosotras porque, realmente, os necesitamos.
P.D. De todo lo que nos vayáis dando pondré un listado en la web para facilitar la ayuda a quienes me la soliciten 


jueves, 5 de mayo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: HAY QUE RESISTIR

Hace ya un tiempo que no escribo y no por falta de ganas, porque me encanta sino por no mostrar mi estado de ánimo.
Muchas veces, aunque deseo sonreír, no logro esbozar más que media sonrisa pues al mirar a mi alrededor, constato que nada ha cambiado.
Seguimos en paro, con los mismos apuros económicos, similares preocupaciones y crecientes necesidades y, sin embargo, no ocurre nada que venga a paliar o mejorar dicha situación.
Esto me preocupa y este par de semanas pasadas, me he sentido particularmente triste.
Tal vez haya influido el hecho de que a mi hija mayor la partieran la nariz de un balonazo en el patio e incluso, con mayor razón, el tener que operarla. No lo sé.
El caso es que hace un par de noches, cuando me acosté, mi marido me tomó las manos, me dijo que estaban heladas y las mantuvo entre las suyas para darlas calor. Este simple gesto, tan espontáneo y sencillo, me transportó a un momento mágico y durante ese brevísimo instante, recibí lo que podría definir como un golpe de felicidad directo al corazón. No sabría describirlo de otro modo.
Y fue tan especial porque, de repente, mis problemas se convirtieron en una especie de nebulosa que se alejaba a gran velocidad empequeñeciendo, hasta hacerlas desaparecer, cada una de nuestras cotidianas tensiones por ese dinero, tan necesario, que se empeña en dar un rodeo para no tener que entrar por casa.
He dejado atrás la melancolía, la añoranza del ayer ¿Acaso eran tiempos mejores? no, no lo eran. Las carencias económicas han reforzado, sin duda, nuestro amor y nos han hecho más fuertes. Somos capaces de resistir cualquier infortunio pues llevamos años de práctica manteniendo la unidad familiar pese a cada estacazo.
Estoy segura de que si todo hubiesen sido facilidades, no hubiese llegado a estas mismas conclusiones.
Así que podemos sentirnos orgullosas de vivir lo que vivimos, porque somos mujeres que aguantamos, resistimos y luchamos. Podemos hacerlo, podemos con todo.
Este artículo va dedicado, por entero, a nosotras.


miércoles, 13 de abril de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE-TALLERES PRÁCTICOS Y CAMPAÑA DE BEBÉ

Hay noches en las que uno, por la razón que sea, no puede dormir y después de varios intentos por dejar la mente en blanco, se pone a pensar sobre aquello que más le preocupa o le interesa.
Precisamente esto fue lo que me ocurrió a mí el pasado fin de semana y entre unas cosas y otras, mis pensamientos fueron a desembocar, una vez más, en este proyecto.
Sin embargo y ante mi propio asombro, comencé a verlo desde un punto de vista completamente distinto.
Algo cambió en mi interior. No puedo explicar cómo ni por qué pero de repente, empecé a mirarlo con otros ojos y comprendí que debíamos seguir otro camino.
En realidad, no se trata de un camino muy diferente. Podríamos calificarlo, incluso, de sendero paralelo.
¿Alguna os habéis preguntado si la solidaridad  es algo innato, algo con lo que se nace? ¿O bien es algo que puede aprenderse como una asignatura cualquiera?
¿Podría enseñarse como la religión, la filosofía o la ética o incluso, sin ir más lejos, como el idioma, la lengua, la literatura o las matemáticas?
No sé lo que pensaréis vosotras, pero yo opino que sí. De hecho cada niño, desde pequeñito, recibe los valores humanos que le inculcan sus padres, familia, amigos y entorno más cercano.
Teniendo en cuenta esto y siendo conscientes de que, muchas veces, lo que se nace con una vocación concreta acaba teniendo otra orientación bastante mejor, hemos decidido que este proyecto no puede quedarse en una simple resolución de peticiones.
Queremos aportar mucho más que eso. Así que lo que vamos a hacer, es impartir talleres prácticos de solidaridad y en cada uno de ellos, se realizará una campaña de ayuda a una Asociación o Fundación concreta.
El primer taller que vamos a llevar a cabo será, de nuevo, una campaña para la Asociación Red Madre Madrid.
¿Y por qué repetimos la experiencia ? porque después de conocer el desvelo de esta Asociación por tantas mujeres embarazadas que se encuentran en apuros y se sienten solas, tendiéndolas la mano con el afán de convertirse en su segunda familia, sentimos algo tan especial que podría calificarse de mágico y, por tanto, imposible de olvidar.
Por ello os rogamos que si tenéis ropita y enseres de bebé que ya no os sirva nos lo donéis porque, en cuanto reunamos el material suficiente, se va a organizar el taller. En principio, tendría lugar en la parroquia del Divino Salvador, situada en la calle Av. del Santuario de Valverde nº 37 en Montecarmelo y en función de los grupos, trataríamos de establecer un horario que a todos nos venga bien.
Os invitamos a participar de este taller. Podéis venir las madres, los abuelos, los niños... Toda ayuda es bienvenida para preparar las canastillas, con lo más básico para un recién nacido, que se entregarán a las futuras madres.
Nos parece una buena forma de inculcar a los niños la empatía que los adultos con tanta frecuencia olvidamos, ya que los avatares de la vida nos conducen a sobreprotegernos en un utópico y vano intento por no sufrir más, fabricando una coraza de hierro infranqueable.
Confiamos en que así, nadie volverá a hacernos daño y, por desgracia, nos olvidamos de observar el mundo con la mirada tan pura y la inocencia del niño que un día fuimos.
¡Qué tristeza acostumbrarnos a contemplar las desgracias ajenas desde la comodidad del otro lado! Solo el que se pone en el lugar del prójimo siente, como propio, cada rincón de su corazón.
¡Animaros a participar en el taller! ¡Os estaremos esperando!






martes, 5 de abril de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE- PROPUESTAS DE COLABORACIÓN

La misma experiencia de la vida nos demuestra que, la mayor parte de las veces, cuesta mucho arrancar proyectos nuevos. Da lo mismo si la idea es buena o mediocre porque, pese al inicial entusiasmo desbordante de sus creadores, la realidad se queda rezagada y no tiene alas para volar tan alto como nuestros propios sueños. Ni tan siquiera puede rozarlos.
Esto es así por lo general y no creo que vaya a cambiar. Pero lo que sí está en mi mano, es la actitud positiva frente a ello.
La verdad es que no podemos quejarnos de vuestro recibimiento y apoyo, ya que ha sido constante. Cada petición que hemos tenido, la hemos resuelto e incluso, por lo general, en un tiempo record.
Sin embargo, por extraño que pueda parecer, ha llegado un momento en que apenas recibimos peticiones.
Desde el primer momento hemos luchado y aportado diferentes ideas para tratar de garantizar el anonimato y la privacidad de todas aquellas madres que necesitan ayuda. Y lo hemos hecho desde una perspectiva muy cercana ya que, como sabéis, yo misma soy la primera que necesito ayuda y se de lo que estoy hablando.
Si aún así no hemos sabido proporcionaros toda la confianza que os merecéis, nos gustaría saberlo y corregir errores. Así que os invitamos a que nos comuniquéis todos nuestros desaciertos para poder mejorar.
O tal vez lo que ocurre es que no hay tanta necesidad como pensábamos. No lo sé.
En cualquier caso, nuestro proyecto no puede quedarse estancado, porque esto sería dar la espalda a todos vuestros buenos sentimientos, a vuestra total empatía y absoluta generosidad con vuestras donaciones.
Por ello y teniendo en cuenta la gran cantidad de ropita de bebé recibida, nos hemos puesto en contacto con una asociación muy especial.
Y es tan especial porque su objetivo es convertirse en una segunda familia para aquellas futuras madres que se ven sorprendidas por un embarazo imprevisto. Cuando tienen la angustiosa sensación de que el mundo las da la espalda, de que todo va en su contra y no hay salida para sus problemas, aparecen ellos para tender su mano.
Su ayuda no es solo material. Hay algo mucho más profundo, porque su objetivo es llegar al alma y se convierten en esa persona que se preocupa por la situación de cada una de ellas, que la escucha y la ofrece cuantas soluciones están a su alcance respetando, siempre, sus decisiones.
Es alguien que se involucra en sus problemas, que lucha por ellas y a su lado. Alguien a quien estas mujeres, realmente, le importan.
Se trata de la Asociación RED MADRE Madrid
El pasado jueves 31 de marzo les visitamos para hacerles entrega de la ropa y enseres de bebé, que se adjudicaron nada más ser entregados porque hacen muchísima falta.
Por cierto que el próximo 8 de abril tienen preparado un mercadillo solidario de 12.00 h a 19.30 h en la tienda Coco Mat, situada en la calle Lagasca 85.
Puedo aseguraros que fue una experiencia inolvidable, tanto que deseamos repetir.
Así que, una vez más, confiamos en vosotras con vistas a futuras colaboraciones para ayudar a quienes más nos necesitan, sean de Fuencarral o no. ¿Qué más da el lugar? lo importante, como siempre, es dejarse arrastrar por el corazón.



sábado, 19 de marzo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: NUESTRAS PROPIAS BATALLAS

A veces, aunque solo sea por simple curiosidad, miro las fotos del perfil de mis contactos del móvil. Yo soy de esas personas que nunca se ve bien en las fotos, me costó muchísimo decidir qué foto poner y una vez puesta, la dejé con la intención de que fuese permanente.
Luego, las circunstancias personales de mi vida me llevaron a otra elección mucho más difícil y como resultado de la misma, eliminé mi imagen para poner la de mi padre.
Sin embargo, hay gente a la que le gusta ir cambiando según sus estados de ánimo. Creo que lo que cada uno muestra, dice mucho de sí mismo y existe todo un surtido de lo más variopinto, desde recuerdos de la infancia e instantes compartidos con la familia hasta mascotas, evocaciones de la naturaleza e, incluso, contenidos mas bien impersonales.
Los hay que se definen con una frase profunda y los que, por el contrario, transmiten un mensaje irrelevante.
El caso es que ayer me dediqué a esta labor que que muchas calificaríais, con razón, de cotilleo y descubrí un párrafo que quiero compartir con vosotras: "Cada persona que ves está luchando una batalla de la que tú no sabes nada".
¡Qué gran verdad!
La de veces que, durante el día, nos cruzamos con verdaderos desconocidos cuya vida ignoramos por completo porque, aunque cada uno cargamos con nuestra propia historia muy pocos saben, en profundidad, de ella. Tal vez, solo los más íntimos y en ocasiones, ni eso.
Esto me lleva a darme cuenta de lo equivocada que estoy cuando no sonrío, cuando no dedico un buenos días, cuando pierdo los nervios o, incluso, cuando callo sin deber hacerlo.
Cuesta muchísimo levantarse cuando te ves en el suelo, cuesta horrores y se vierten muchas lágrimas. Pero una mirada cómplice, una sonrisa cálida, una mano tendida por quien menos te lo esperas es lo que te da fuerza para seguir adelante.
Esos pequeños detalles, que pueden parecer menudencias sin importancia, son los que te transforman y te convierten en alguien realmente grande, en alguien con corazón.
¡Si con tan solo un gesto nuestro fuésemos capaces de hacer sonreír a aquel que sufre, la mayor parte de las veces en soledad, valdría la pena intentarlo!
Para terminar, ¡Feliz día del padre para todos los papás!






martes, 15 de marzo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: APOLOGÍA DE LA AMISTAD

Tengo una amiga especial,  muy especial. No es de esas amistades de las de toda la vida, de las que conoces siendo muy pequeña, en el colegio.
No. Yo a Pili la conocí en la Facultad de Derecho, sentadas ambas una al lado de otra en una inmensa aula llena de desconocidos que fingen conocerse y donde todo el mundo espera, con mayor o menor impaciencia, al profesor. Algunos, los que menos, por verdadero interés y otros, los que más, por acabar cuanto antes la clase.
Ella tenía un grandísimo problema: acababa de aprobar una oposición y esto significaba una gran retahíla de ausencias con la consiguiente falta de apuntes.
Sin embargo, no hubo por mi parte el menor inconveniente, porque la vi sincera y durante todo el tiempo que ella no pudo asistir, yo le pasé los míos. Así, inmersas en un montón de abreviaturas y garabatos sobre diferentes campos del derecho, se fue forjando nuestra amistad.
¿Y por qué es tan especial? porque es única e irrepetible.
Es la amiga que, con infinita paciencia escucha, una y otra vez, mis continuas quejas y lamentaciones y pese a ello, obvia las suyas propias por considerarlas menos importantes.
Es la amiga que, justo cuando más lo necesito, coloca entre mis manos vacías una pequeña y cálida esperanza que alumbra mi oscuro pesar, de por sí más que sombrío.
Es la amiga que nunca recuerda los favores que me hace y que al mismo tiempo, no olvida en ningún momento lo que necesito.
Es la amiga generosa que jamás me exige una disculpa, que enumera y engrandece mis cualidades y calla mis numerosos defectos con ternura y benevolencia.
Es la amiga risueña que siempre me ofrece una sonrisa, la amiga valiente que me dice lo que debo escuchar aunque yo, orgullosa como soy, no quiera y la amiga incondicional, que muestra su apoyo para cualquier cosa. Es la AMIGA con mayúsculas.
Porque es esta misma amiga la que me recuerda, cada día, lo bello que es vivir y lo agradecida que debo estar a la vida por mis pequeñas princesas.
Si alguna vez tuviese que poner nombre a la amistad, no una amistad cualquiera sino la de verdad, la que realmente cuenta, la que queda grabada en el corazón ese nombre sería, sin duda alguna, el suyo.
Esta entrada se la dedico a todas esas amigas del alma que no nos dejan solas ni cuando reímos ni cuando lloramos y que, cuando creemos que el mundo se derrumba ante nuestros pies, nos levantan y nos hacen confiar, de nuevo, en el mañana.



CONFESIONES DE UNA MADRE: SU REAL MAJESTAD PARA EL RECUERDO Y UNA DECISIÓN MUY MEDITADA

Hace unos días una más que amiga mía, a la que quiero como si fuese mi hermana, me propuso que en el blog no solo contara lo bondadosa que puede ser la gente, sino también la otra cara de la realidad: los momentos malos, la gente no tan buena, etc
Realmente y si echo la mirada atrás, algunas situaciones pasadas no fueron, en su momento, de mi agrado. Por ejemplo, ahora recuerdo que hace un par de años, en pleno julio, mi marido aceptó realizar, durante 15 días, una suplencia como conserje en una comunidad de propietarios. 
Para entonces él ya había adquirido un glorioso compromiso: 125 euros por sacar cada tarde, a las seis en punto, los cubos de basura de otra comunidad.
Por supuesto, no estaban exentos los sábados y domingos que tenían, incluso, un horario más comprometedor porque no sólo había que sacarlos a las seis de la tarde, sino también meterlos de nuevo a las 10 de la mañana ambos días.
Era evidente que con su nueva propuesta laboral ya no podía cumplir con ello así que, pensando en el horroroso derroche monetario que se nos venía encima en septiembre (libros, uniformes, etc..) y que nos machacaría cual apisonadora, decidimos que yo misma acometería esa valiente misión de lunes a viernes en compañía de mis fieles secuaces, o sea, las niñas mientras que él se ocuparía de ello los sábados y domingos.
Durante todo ese tiempo ellas y yo, sobre todo yo como madre, fuimos completamente conscientes de que nuestra única salida a la calle consistía en ese largo caminito, a pleno sol, hacia el cuartito maloliente y cucarachil de basuras de la susodicha comunidad.
Y sí, digo cucarachil porque allí nos recibieron, más de una vez, su Real Majestad y su séquito escondidas, a traición, en los rincones más inverosímiles.
Aunque con cada una de ellas yo tragaba saliva y rondaba por mi cabeza el modo más rápido de salir huyendo sin privarme en absoluto de gritar a mi entero capricho, la visualización de los futuros billetes que íbamos a conseguir, si a pesar de nuestra repugnancia lográbamos realizar nuestro cometido, me hizo comportarme como si fuese ese otro tipo de personas capaces de dar un certero pisotón a un feo y vil bichejo sin tan siquiera despeinarse o pestañear.
Durante el mes de Julio acudimos día tras día repitiendo la misma maniobra: unos 5 minutos para abrir la puerta de la calle de la comunidad que se atascaba; otros 10 minutos para abrir la desvencijada cerradura del garaje que amenazaba con saltar al suelo y otros tantos tratando de intuir, a oscuras, dónde se esconderían las "malignas" mientras atinábamos a abrir la tercera puerta, correspondiente al cuartito de basuras y encender, con mano temblorosa, el interruptor de la luz. 
Pero pudimos con todo, actuamos como el mismísimo Indiana Jones haciendo frente, con rebelde cabezonería, a nuestros enemigos, en este caso, a tres cuasi-inaccesibles puertas y sus oscuros habitantes.

Y de todo esto, hoy nos podemos reír y recordarlo con cariño.

Sin embargo, hay otro tipo de situaciones que, aún con el paso del tiempo, no me arrancarían ninguna sonrisa. Son ese tipo de situaciones que te desbordan, que te hacen sentir impotente y a las que hay que poner freno. Así que en base a ello y a no vernos coaccionadas por nadie en particular, para que nadie nos exija las donaciones como una obligación, en lugar de como una ayuda, hemos decidido limitar el número de peticiones por persona, independientemente de que haya muchas peticiones o casi ninguna porque de otro modo, se sucederían las constantes solicitudes y su correspondiente entrega para una misma y única persona y esto distaría mucho de ser ni ético ni justo.
Así que os dejo con una ilustrativa foto para el recuerdo y con una decisión forzosa pero muy meditada. 




jueves, 10 de marzo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE-REGALO DE CUMPLEAÑOS

El próximo sábado es el cumpleaños de mi hija mayor y este simple hecho me ha llevado a reflexionar, con verdadera tristeza, sobre mi pasado y mi presente.
Durante muchos años, cualquier cumpleaños familiar, ya fuese de nosotros dos o de las niñas, equivalía a regalos y una gran comilona. Después, con el devenir de los acontecimientos y la inicial crisis económica, pasamos de celebraciones en el Vips a un menú mucho más modesto del Mc Donalds.
 A continuación volvimos a bajar de nivel y esta vez ya no se celebraba con una comida fuera de casa sino dentro de ella, eso sí, algo especial en la medida de lo posible.
Y actualmente, nos contentamos con comer lo que haya.
Estos eran mis pensamientos a día de hoy y sin embargo, ocurrió algo que dio un vuelco a mi manera de entender la realidad.
Esta mañana llevé a otra de mis niñas a la Paz a quitarle la escayola del brazo y me di cuenta, en la consulta de traumatología, de lo equivocada que estoy al sentirme así.
He visto con mis propios ojos niños muy pequeñitos con problemas muy serios. Pero basta con caminar por los interminables pasillos y estancias de cualquier hospital para descubrir la situación tan terriblemente dolorosa en que puede encontrarse quien menos lo merece, un niño Y pese a ello, ese mismo niño aún es capaz de sonreír.
Su sonrisa es la más maravillosa del mundo, porque te ofrece una lección de vida aunque para reconocerla, hay que mirar con el alma.
¿Mi conclusión? que soy una absoluta desagradecida y que debo aprender a valorar lo que de verdad importa.
El sábado que viene, daré gracias por haber comido y por la salud de mis niñas. ¡Ese es el auténtico regalo!




miércoles, 9 de marzo de 2016

SOLIDARIOS CON ROLANDO

Siempre he pensado que todo esfuerzo que se haga por un niño, vale la pena.
A este respecto, en nuestro Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Fuencarral hay una madre que tiene a su hijo de 13 años, Rolando, con parálisis cerebral y necesita una silla nueva para poder salir a la calle, porque la que tiene le queda ya demasiado estrecha.
A ella la conozco personalmente, por lo que puedo calificarla de valiente y tenaz luchadora, ya que otro de sus hijos también tiene problemas. Es además una mujer optimista, que siempre hace frente a las adversidades sin perder ni la sonrisa ni la esperanza. Y generosa, pues de hecho me suele dar ropa para mis hijas.
La silla en cuestión vale muchísimo dinero y aunque estos padres están haciendo un tremendo esfuerzo, recogiendo tapones para comprarla, están aún muy lejos de poder adquirirla.
Pero si por un momento Rolando fuese nuestro hijo, nuestro sobrino o cualquier otro parentesco similar, ¿acaso no perseguiríamos, literalmente, cualquier tapón que descubriésemos aunque fuese en la más recóndita y escondida esquina? ¿no removeríamos cielo y tierra para conseguirlos?
Si todas las madres nos unimos para mejorar su calidad de vida, si todas consideramos a este niño como parte de nuestra propia familia, estoy segura de que lo conseguiremos.
Las bolsas con los tapones se pueden dejar bien en nuestro Colegio o bien en la tienda Guerrero (Calle Ntra. Señora de Valverde 37)
¡Muchísimas gracias de antemano!



martes, 8 de marzo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: A GETAFE A POR UNA CUNA


Hace ya una semana se puso en contacto conmigo una mamá de Getafe. Me dijo que me daba una cuna de madera y ropa.
Para mí era una estupenda noticia aunque al mismo tiempo, me planteaba un serio problema: el gasto de gasolina.
Así que estuve toda una noche entera pensando cuál sería la mejor decisión.  Sabía lo que iba a decir mi marido: que dada nuestra situación económica, era una locura asumir ese repentino gasto extra. Y realmente, era así, pero mi corazón se empeñaba en recordarme que no podía dejar escapar una oportunidad tan buena porque, desde nuestra incipiente experiencia, estamos comprobando que las cunas se solicitan siempre, porque son muy necesarias.
Por supuesto, la decisión dependía en gran medida, de mi marido que es quien lleva el coche y al final, pasó lo de siempre. Mis sentimientos se impusieron a la razón y emprendimos el trayecto hacia allí.
En realidad, me sorprendió bastante que el proyecto hubiese llegado tan lejos y esto se lo debo a todas aquellas madres que, apoyando nuestra labor, nos ayudan a difundir una y otra vez, sin calificarnos de pesadas, cada uno de nuestros mensajes. Y eso que la inmensa mayoría son peticiones, (salvo algunos de carácter informativo).
¡Gracias, gracias y mil gracias! También aprovecho este breve inciso para agradecer cada una de las valiosísimas donaciones. Creo firmemente que, para una madre, no existen límites cuando se trata de tender los brazos a cualquier niño. Y esto es así porque a nosotras, el dolor de otra madre nos conmueve. Sin embargo, el llanto de un niño nos rompe el alma en mil pedazos.
No os podéis ni imaginar lo feliz que me sentí de vuelta, de nuevo, hacia Fuencarral. Y eso que cuando traté de avisar a mi hija mayor de que se acercase al cole a por sus hermanas, por si no llegábamos a tiempo, me dí cuenta de que apenas quedaba un hilo de batería en mi móvil y lo que es peor aún, ¿Dónde estaba mi batería extra? ¡Si siempre la llevo en el bolso para este tipo de emergencias!
La respuesta es obvia. Si tenéis algún hijo adolescente y os desaparece este pequeño artilugio, no os molestéis en buscarlo. ¡Lo tiene él!  ¿Y eso? Muy fácil, ¡Lo necesitaba, "desesperadamente", para seguir chateando con sus amigos!
El caso es que con la cuna en el maletero del coche, dormí mucho mejor y esta mañana, pese a mis mejores intenciones, no pude entregársela en el colegio a mi gran amiga y compañera de proyecto.
Siempre he pensado que las cosas nunca ocurren porque sí, sino que todo tiene su razón de ser y en concordancia con mis pensamientos, cuando volví a casa con ella y procedía a sacarla una foto para subirla a la web, se me acercó una mujer y, simplemente, me rogó que si la íba a tirar que se la cediese, porque la necesitaba.
He visto una luz especial en sus ojos cuando se la he entregado y ahora, estoy convencida de que hicimos muy bien en ir hasta Getafe.
¡Imposible poner precio a la valentía de una madre que, dejando a un lado su propio sentido de la vergüenza y olvidando el qué dirán se atreve a tomar la iniciativa, a pedir, a luchar y a derribar fronteras para procurar el bienestar de su hijo!





miércoles, 2 de marzo de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE:HISTORIA DE UNOS ZAPATOS

Hace ya bastantes días se me ocurrió hacer limpieza y tirar aquellos zapatos de mis hijas que viese en mal estado así que, durante toda una mañana, estudié concienzudamente cada par para decidir cuáles deberían ir a la basura por estar rotos o exageradamente dados de sí.
La verdad es que fue una labor que me costó bastante porque de repente, cuando crees que ya has terminado, te viene una de tus niñas con otro par que ha permanecido, maléficamente escondido, por algún oscuro rincón de su cuarto sin una explicación, coherente, por su parte.
En cualquier caso y una vez terminado mi trabajo me relajé y me sentí satisfecha por completo. No podía adivinar que mi tranquilidad acabaría pronto, ya que al día siguiente y encima lunes, no solo no aparecieron los zapatos escolares de una de mis hijas sino que, además, quedaban tres minutos justos para tener que salir por la puerta.
Era tal mi desesperación que si hubiese tenido a mano unas botas de montañero o una zapatillas de ballet, se las hubiese puesto sin ningún tipo de remordimiento. ¡Por supuesto como algo temporal, para salir del paso!
Estaba claro que ya llegábamos tarde al cole y sin embargo, mi contínua reflexión era el lamentable estado en que estarían los dichosos zapatos para haberlos tirado, pese a su importancia.
Durante una semana, la niña estuvo calzando unos de terciopelo negro pertenecientes a su hermana mayor con un montón de algodón en la punta, como único recurso casero para que no los perdiese por el camino.
Cuando se lo conté a una amiga mía, enseguida me trajo unas preciosas bailarinas de su hija que, pese a quedarle también un poquito grandes, nos supuso un grandisimo alivio teniendo en cuenta que nuestra economía no nos permite plantearnos ningún gasto extra, salvo extrema urgencia y necesidad.
Pero cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana y esta vez, más que una ventana nos abrió un balcón porque, inesperadamente, mi querídisima amiga y compañera de proyecto me regaló, ella misma, unos zapatos nuevos para la niña.
No puedo expresar con palabras el agradecimiento que siento por ambas madres porque, con toda seguridad, no sabría encontrar los términos más adecuados. Siempre me quedaría corta porque los sentimientos, la gran mayoría de las veces, son tan ilimitados que no pueden acotarse a través del lenguaje. En realidad, la respuesta es muy simple: nacen del corazón.
Y esta es la historia de los zapatos del colegio de una de mis niñas.





domingo, 28 de febrero de 2016

CONFESIONES DE UNA MADRE: INTRODUCCIÓN-MI LECCIÓN DE VIDA

Si alguna de vosotras me preguntase desde hace cuanto tiempo estoy en una situación económica "delicada" tendría que remontarme, por, lo menos, tres años atrás aunque en realidad, las dificultades comenzaron un poco antes, desde nuestro "ERE".
Por aquel entonces ya empezamos a practicar algunos recortes, realmente no demasiado graves pero que para nosotros resultaron difíciles de llevar sin ser conscientes de que, poco más tarde, vendrían los verdaderos problemas.
Como madre, siempre he procurado que mis niñas tengan lo mejor y el peor obstáculo que me ha impuesto la vida es mirarme al espejo y preguntarme día tras día, como si formase parte de un agónico y lentísimo ritual, cuándo mejorará nuestra suerte y saldrá un trabajo. Y no por mí. Nunca por mí, sino por ellas.
Debo confesaros que pese a mis carencias personales, no son éstas las que más me duelen. Cada vez que necesito algo para ellas siento una enorme impotencia y sin embargo, esbozo una profunda sonrisa, lo más cálida que puedo para que mis niñas vivan, con la mayor felicidad y despreocupación, su infancia y recién adolescencia.
Mi constante obsesión es protegerlas sin darme cuenta de que, la mayor parte de las veces, son ellas las que me protegen a mí, las que me abrazan y besan en un silencio colmado de ternura cuando me brotan las lágrimas sin atreverme a darlas una explicación de mi tristeza y pese a ello, no hay preguntas.
Son abrazos cómplices, que no solo rodean mi cuerpo sino que, al mismo tiempo, envuelven mi alma y es en ese preciso instante, en medio de mis pensamientos inundados de nubarrones grises, cuando la esperanza renace de nuevo.
Me ha costado bastante pero al final he descubierto que justo en aquellos día en que me siento más ahogada, es cuando más aire puro respiro y de repente, aun estando de mal humor, me cruzo en la calle con un auténtico desconocido que me cede el paso y me sonríe o incluso me desea un buen día.
¡Sí! El  mundo está lleno de gente buena, capaz de ponerse en tu lugar con una desbordante generosidad y empatía.
Sé que cuesta muchísimo pedir y lo sé por experiencia. Yo llegué a resistir mucho tiempo sin recurrir a los demás. ¡Estaba equivocada!
Estoy convencida de que todos formamos parte de una misma cadena donde, de forma aleatoria, unas veces nos toca dar y otras tantas recibir y que el mejor bagaje que podemos llevarnos, al final de nuestra existencia, no es lo material sino que los demás hablen de tí con amor, por todo el amor que tú les supiste brindar.
Esta debería ser nuestra lección de vida. 

viernes, 26 de febrero de 2016

WEB Y NUEVO CONTENIDO EN BLOG

Después de muchos meses de darle vueltas a la mejor forma de comenzar el proyecto y con la idea de empezarlo cuanto antes, para no demorar la ayuda que pudiésemos prestar, creamos en un primer momento lo más rápido como punto de arranque: el blog.
Sin embargo, este formato solo nos permitía escribir una entrada tras otras, sin establecer categorías.
¡Y realmente las necesitamos, porque es mucho lo que se puede hacer!
Por ello y pese a nuestra absoluta ignorancia en materia informática, mi amiga y yo nos propusimos reflejar todo el contenido del blog en una web propia para este proyecto.
Esta iniciativa hubiese quedado en utopía o lo que es lo mismo, en un simple sueño de no ser por la absoluta implicación de mi marido que, sin contar con una previa experiencia en esta materia, se ha volcado por completo en una tarea ya difícil de por sí para quienes no somos informáticos.
Su trabajo ha dado como resultado una web cargada, sobre todo, de buenos propósitos y con una función muy precisa: facilitar la navegación por los distintos contenidos.
Así que, desde aquí, quiero agradecerle su apoyo incondicional a cada complicación que se me ha presentado.
La dirección de la nueva web es:
 http://madres-de-fuencarral5.webnode.es
Por otra parte, deseamos que conozcáis un poco más de mi día a día, de mis problemas cotidianos, de mis experiencias personales porque estamos convencidas que serán muy similares a las vuestras. Os puedo asegurar que yo soy una madre muy necesitada y que, pese a ello, doy gracias a Dios y la vida por mostrarme cuánta gente buena hay en el mundo.
En breve comenzarán, pues, los nuevos contenidos del blog. Os mantendremos informadas.


Muchísimas gracias a todas las MADRES DE FUENCARRAL.

Teléf de contacto: 626513221  686420780
madresdefuencarral@gmail.com

martes, 23 de febrero de 2016

PRÉSTAMOS PARA OCASIONES ESPECIALES

Cada día estamos más cerca de las Comuniones y aparte de la tremenda ilusión que experimenta cada niño y niña, a las madres se nos presenta un problema a la hora de pensar en el traje o vestido adecuado porque, muchas de nosotras, no tenemos dinero para afrontar ese gasto.
El curso pasado, yo misma lo pasé mal. Dos de mis niñas hacían la Comunión y para una de ellas tenía el vestido de su hermana mayor. Pero para la otra, no tenía nada y justo a finales de enero, comenzaron a encenderse en mi cabeza todas las alarmas. ¡Todavía me faltaba un vestido! Y no solo eso, ¡Me faltaban también los zapatos!
Comencé a recorrerme las tiendas del barrio llevando de la mano a mis niñas cuyos ojos admiraban, con manifiesto deleite, cada vestido que veíamos en los escaparates, con la secreta esperanza de que se lo pudiésemos comprar. Realmente, todos eran preciosos.
Sin embargo, yo era consciente de no poder pagar ninguno de ellos, ni siquiera a plazos.
Recuerdo aquellos momentos con especial cariño ya que, al final, cuando decidí pedir ayuda, recibí un montón de apoyo y generosidad, más de lo que nunca hubiese imaginado.
Sabemos que las madres tenemos una empatía especial y que miramos con ternura a cualquier niño, sea nuestro o no. Por ellos, por cada niño o niña que es tan valiente como para atreverse a soñar a pesar de las adversidades, estamos dispuestas a ayudar sin miramientos ni prejuicios de ningún tipo.
Pensando en aquellos días y en tantas funciones de Navidad en las que hemos necesitado que nuestros hijos fuesen disfrazados de lo más variopinto y que, sin poder comprarlo, hemos obtenido ayuda gracias a  ese sentimiento colectivo de "madres" que las mujeres llevamos en el corazón, hemos pensado en este pequeño pero importante apartado de préstamos.
Esperamos que confiéis las unas en las otras para salir adelante. Recordemos que, en todos estos casos, la unión hace la fuerza.


Muchísimas gracias a todas las MADRES DE FUENCARRAL.
Teléf de contacto: 626513221  686420780
madresdefuencarral@gmail.com

miércoles, 3 de febrero de 2016

¿DÓNDE SE PUEDE ENTREGAR LO QUE DONAMOS?

Para tratar de facilitar la entrega de las donaciones estamos buscando comercios solidarios que nos permitan actuar como punto de recogida de aquello que entregáis.
Ya tenemos el primero. Se trata de la Cafetería de Carlos “La Terracita”, situada en la calle Islas Bermudas nº 34 y muy próxima al colegio Sagrado Corazón.
En cuanto consigamos más puntos de recogida os informaremos de ello.
Podréis ver en breve una reseña dedicada, específicamente, a aquellos comercios solidarios que colaboran con  nosotros en nuestro objetivo común: “TODOS CON FUENCARRAL”.

Muchísimas gracias a todos y recordaros que para quien le resulte más sencillo, puede entregar lo que quiera en dicha cafetería.                                                                                                                                   
                                                                                                            
 Teléf de contacto: 626513221  686420780

 madresdefuencarral@gmail.com
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

martes, 26 de enero de 2016

ASÍ NACE NUESTRO PROYECTO

El Proyecto Madres de Fuencarral Cadena de Favores nace como consecuencia de haber sufrido una doble experiencia personal: de una parte, la necesidad de pedir ayuda cuando nuestra economía familiar no ha podido hacer frente a necesidades básicas y de otra, la necesidad de dar gracias a toda esa gente anónima que, en su momento, mostró su generosidad hacia nosotras.
Partimos de la idea de que el dinero es algo temporal, unas veces se tiene más y otras, menos. Sin embargo, la ayuda recibida en un momento de verdadero apuro queda grabada, para siempre, en el corazón.
Nadie mejor que una madre sabe lo que se necesita en un hogar.
Si quieres, puedes colaborar con nosotras de dos formas:
Ofreciéndonos donaciones de todo tipo. Aquello que te sobra, que está en buen estado y que, tal vez, amontonas en un trastero puede solucionar la vida de muchas familias.
Pidiéndonos lo que necesitas con urgencia. Tan solo tendrás que rellenar una ficha con tus datos de contacto (un nombre y un teléfono) y concretar aquello que tanta falta te hace (si se trata de ropa, os rogamos que para facilitar nuestra labor nos especifiquéis sexo y edad y que tengáis en cuenta que no repartimos comida ni juguetes salvo en Navidad).
Si lo tenemos, te lo daremos. Si no lo tenemos, haremos correr la voz para tratar de conseguírtelo.
Las fichas para rellenar las encontraréis en la portería del Colegio Sagrado Corazón de Fuencarral y una vez cumplimentadas, se introducirán en la urna depositada al efecto.
Cada una de las peticiones será publicada en nuestro blog omitiendo vuestros datos personales y ofreciendo nuestro teléfono como única forma de contacto para garantizar la privacidad.
Por ello te invitamos a que, siempre que puedas, nos ayudes para formar parte de esta solidaria CADENA DE FAVORES y en cualquier caso, lo único que te exigimos será el compromiso por tu parte de darnos a conocer, simplemente, hablando de nosotros.
Todos juntos podemos hacer, de Fuencarral, una gran familia que pueda ayudar a cualquiera que lo necesite, de nuestro barrio y de fuera.
 
Tfnos. de contacto: 626513221

                                         686420780